sábado, 6 de marzo de 2010

6

El sentido de la levedad...


"Unos años más tarde se le ocurrió la siguiente idea, que registro como complemento del capítulo anterior. En el Universo existe un planeta en el que todas las personas nacerán por segunda vez. Tendrán entonces plena conciencia de la vida que llevaron en la tierra, de todas las experiencias que allí adquirieron.
.
Y existe quizá otro planeta en el que todos naceremos por tercera vez, con las experiencias de las dos vidas anteriores.
.
Y quizá existan más y más planetas en los que la humanidad nazca cada vez con un grado más (con una vida más) de madurez.
.
Esa es la versión de Tomás del eterno retorno.
.
Claro que nosotros, aquí, en la Tierra (en el planeta número uno, en el planeta de la inexperiencia), sólo podemos imaginar muy confusamente lo que le ocurriría al hombre de los siguientes planetas. ¿Sería más sabio? ¿Es acaso la madurez algo que puede ser alcanzado por el hombre? ¿Puede lograrla mediante la repetición?
.
Sólo en la perspectiva de esta utopía pueden emplearse con plena justificación los conceptos de pesimismo y optimismo: optimista es aquel que cree que en el planeta número cinco la historia de la humanidad será ya menos sangrienta. Pesimista es aquel que no lo cree."
.
Milan Kundera, "La insoportable levedad del ser".

6 comentarios:

Mr Blogger dijo...

Nombramos la madurez como un estado que alcanzamos cuando es algo que quizá nunca llegamos a alcanzar plenamente. Yo prefiero pensar que la madurez se define por la forma que tenemos de enfrentarnos a casos concretos: esta persona se enfrentó de manera madura con este hecho. Da igual la experiencia y la sabiduría, porque siempre hay momentos que superan a una persona y la hacen parecer inmadura, aunque en el resto de cosas pueda ser toda una referencia. Hay críos de pocos años a los que la vida los ha hecho ser muy maduros para ciertas cosas, aún siendo muy inmaduros en muchas otras, y hay ancianos que resultan ser muy inmaduros pese a que tienen toda una vida a sus espaldas. Pero todo depende de las circunstancias y la manera de afrontarlas, la madurez se demuestra en cada una y no en todas a la vez pues nadie es completamente maduro para todo.

Joseluinik dijo...

La madurez siempre guarda un doble sentido y multitud de opiniones, lo que para unos puede ser un hecho maduro para otros puede ser una locura realizada sin pensar. Personalmente prefiero que darme con la experiencia y las moralejas adquiridas en cada una de nuestras acciones, prefiero quedarme con el efecto causa/consecuencia y con la causalidad antes que la casualidad.

Nada asegura que en el tercer o quinto planeta fuéramos a ser mejores personas, porque como dice mi madre, "la cabra siempre tira para el monte"; la experiencia te aporta sensatez, pero también conlleva miedos y reparos que antes no se tenían.

montse dijo...

Me atrevo a entrar aquí, para decir que estoy "harta" de la palabra madurez.Los limones se ponen maduros y se caen del árbol,las personas actúan y hay algunas que nunca actúan adecuadamente.Pero eso no lo cambiará el tiempo.

Merce dijo...

Hola a todo@s Bueno, el hecho de poner este fragmento del libro no implica que esté conforme con lo que dice. De hecho el personaje principal no es precisamente el modelo de madurez ni de alguien que esté dispuesto a aprender mucho y cambiar algo.

No es la repetición la que lleva a la madurez, más bien la repetición es signo de inmadurez, de no haber aprendido de lo anterior y de volver a tropezar con la misma piedra.
Hablemos de madurez como aprendizaje y asimilación de lo sucedido causa/consecuencia y la libre elección de no volver a lo mismo. Que si bien nos puede hacer menos soñadores e ilusos, nos hace más realistas y despiertos.
De acuerdo con Montse en que el tiempo no es el único factor que ayuda a madurar a nivel psicológico y aquí maduraar lo haremos sinónimo de conocimiento de uno mismo y de la adquisición tanto de la capacidad de elegir y dejar de funcionar "como siempre" como de la capacidad de ver al otro, de ponerse en el lugar del otro y "no haccer a los demás lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros. Y, tratar a los demás como querríamos ser tratados."

Muchas gracias a los tres y Montse bienvenida. Sigue atreviéndote cuando quieras. Aquí tienes un espacio para poder expresarte.

parce dijo...

Qué bonito!

Merce dijo...

Gracias!