jueves, 24 de abril de 2008

6

GRACIAS

Esto si que es nuevo!
Muchas gracias Eva por el simpático premio que me otorgas (el primero en mi corta vida bloggera, por lo cual lo agradezco mayormente). Bueno, como en estos casos suele suceder: "No sé qué decir". GRACIAS.
Siguiendo tu ejemplo, y al parecer esta divertida y "apasionada" tradición, lo reparto entre mis blogs favoritos, esperando que ellos lo repartan también, o al menos se lo guarden en el corazón y sigan apasionándose en sus entradas como hasta ahora:
Bueno, y sigo el esquema: jeje

- A Albert Rams (Miscelánea y Terapia Gestalt) por publicar siempre algo que me hace mirar hacia mi interior para después volver a salir al exterior, en muchas ocasiones, con algo más de conciencia. Por la admirable creatividad y productivdad que manifiesta. Y por la humildad y cercanía con que se muestra.

-A Antonio (Deformación Profesional) por informarnos tan artísticamente de los acaeceres de su día a día. Y por la naturalidad y trasparencia que desprende en todas sus entradas.

- A Luís Muiño (El hábitat del unicornio) por su habilidad a la hora de traer temas -ciertamente interesantes- ilustrados con bellas obras de arte, que son capaces de motivar un apasionado debate entre muchos de sus lectores (la mayor parte de las veces tan interesante como la propia entrada).

- A Rampael (El rincón de Rampael) por sus simpáticas ambigüedades, esperando que este premio le sirva un poco para atravesar la crisis literaria que dice estar pasando y volver a la blogsfera renovado.

- A Lazarillo (Lazarillo en América) por todas las cosas interesantes y curiosas que publica, aderezadas con ese humor picaresco que quita peso y hace más asimilables muchos eventos de la vida. Y por los buenos ratos pasados en su foro de comentarios.

- A Ale (Ver) que, aunque conozco su blog desde hace poco, me parece una maravillosa muestra del apasionamiento y desapasionamiento humano.

Gracias a todos por ayudarme a pasar, como dce Eva, unos cuantos "Raticos inolvidables".

6 comentarios:

Artemisa dijo...

Hola Merce!!

Que ilusión salir nombrada en tu interesante y bonito blog!! Me alegro que lo disfrutes y repartas entre tus enlaces, seguro que al igual que tu se lo merecen.

Un beso

RAMPAEL dijo...

Hola, Merce, gracias por tu mención, la verdad es que me siento honrado, e incluso emocionado. Un millón de besos y que sigas así

Merce dijo...

Hola Eva:
Qué menos podía hacer!!! que agradecerte este regalo.
Sinceramente me daba un poco de corte ponerlo, jeje, pero al final ha resultado divertido.
Muchas gracias

Un beso

Merce dijo...

Hola Rampael;
Me alegra lo que dices.
Esta es una de esas cosas graciosas que se pierden conforme uno se va haciendo un adulto responsable, formal y serio. Tendremos que cuidar estas divertidas cadenas bloggeras.

Besos

Albert Rams dijo...

Gracias, Merce, por tus elogios, yo también.
Un apuntito sobre la gratitud: "La gracia tenga que ver muy posiblemente con el agradecimiento, con la gratitud. Con la laxitud del corazón que se siente lleno por la entrañable conciencia de haber recibido gratis, en el sentido de haber recibido algo inmenso. Gratis porque un@ sabe que lo que pagó no vale en realidad por la inmensidad del regalo, sobre todo cuando aprendemos a recibirlo con las puertas del corazón abiertas de par en par; o porque se recibió cuando ya no se esperaba, desistidos de cualquier reclamo de un yo burdamente pequeño, y por lo tanto a las puertas de una yoicidad mayor, o más noble.

Aunque no es la misma cosa sentir gratitud que dar las gracias. Claro que a veces se nos pudre la gratitud en nuestro interior amurallada por la pasión de no-soltar, de no soltar porque soltar es perder y en el extremo un@ podría quedarse vacío. O por la vergüenza o por el miedo de resistir ese estremecimiento del alma que supone en ocasiones darle verdaderamente las gracias a alguien o a algo... importante. Como si nos olvidáramos cada vez, en cada episodio en que se vuelve a presentar la escena, de que la sensación subsiguiente a ello pueda ser (!ese suspiro...!), si no hay trampa, una de las que más nos recuerda que fuimos y somos seres del paraíso.

También ocurre lo contrario: evitar la gratitud, dando las gracias. Como si hubiéramos transformado la gratitud en deuda, nos hubiéramos rebotado contra ella y nos la quisiéramos quitar de encima compulsivamente, como la sarna. Olvidando, también aquí, que la gratitud cura, cura el corazón herido, reconstruye con su tibio bálsamo el corazón partido, ennoblece la vida y pone lucecitas en los ojos de quien va aprendiendo a vivir con ella."

Merce dijo...

Hola Albert:
Llena de gratitud te doy las gracias por este bello regalo que me haces con tus palabras.
Ciertamente inesperado.

Gracias