viernes, 26 de febrero de 2010

8

El miedo (I)

Ayer un paciente me hacía esta pregunta: ¿Cómo se puede actuar de forma sana ante el miedo?
.
El miedo es una emoción primaria y defensiva del organismo por lo que provocará respuestas más o menos reflejas. Una de las respuestas más automáticas ante el miedo es la huida, el alejamiento del objeto, persona situación, etc... que resulta amenazante con el fin de poner a salvo el propio organismo de eso que no se considera capaz de afrontar. Pero ¿hasta qué punto muchos de los miedos humanos son proporcionales al peligro que se corre? ¿No es acaso cierto que muchos de los miedos ante los que reaccionamos violentamente atentan más contra nuestra imagen y lo que los demás piensen de nosotros que contra nuestra propia existencia?
.
Si una gacela por miedo a ser devorada por un león se negase a salir a campo abierto, ¿al final no moriría también de hambre? ¿No es acaso el valor la virtud del cobarde? ¿Para qué sirve negar el miedo?
.
Os dejo esto como reflexión para el finde. Lo completo el domingo. El vídeo también puede daros algunas pistas :)
.
. Sed felices, con y sin miedo

8 comentarios:

Juancar dijo...

Lo cierto es que este tipo sabe tanto del miedo que me acojona,jeje

Un besazo Merce y feliz finde

pau dijo...

Como el marino que nunca sale de puerto para no naufragar.
Yo, lo que a veces me pregunto es por qué, sabiendo que vamos a pasar miedo, nos lanzamos a la aventura.
Lo del marino iba en serio y se basa en un proverbio búlgaro.

Joseluinik dijo...

Las arenas movedizas, eso sí da miedo; que algo te salga mal, y otra cosa igual, y la siguiente, y poco a poco sin darte cuente te vas hundiendo hasta que cuando quieres darte cuenta estás atrapado en tanta desesperación que hasta huir te es imposible.

Sin miedo no existiría el valor ni el coraje, sin miedo no nos sentiríamos de carne y hueso a través de nuestras debilidades, sin miedo nos conoceríamos peor,y sobre todo, sin miedo no podríamos superarnos y disfrutar de la recompensa personal.

Yo haría otra pregunta, ¿para qué sirve huir?, si la mierda siempre te persigue.

Lola dijo...

Cuando aparece el miedo, no te enfades.!..hacerse amigo de él, para saber para qué está en mi vida, es la mejor manera de traspasarlo.

Me he levantado sentenciadora, pero ya sabes, merce, que de esto sé un poquito.

Un beso guapa!!

parce dijo...

Millennium 3 se estrena el viernes que viene. Igual estoy en Alicante. Si te animas, avísame.

parce dijo...

Millennium 3 se estrena el viernes que viene. Igual estoy en Alicante. Si te animas, avísame.

Ricardo Baticón dijo...

Hola Merce!

has tocado un tema tan complicado y personal... los miedos. Puff, qué complejo, se podría escribir un blog sólo sobre lo miedos... ¿para qué sirve esconder los medios?... difícil respuesta, habría que ver qué les originaron... Interesante tema/debate. Un abrazo,

Merce dijo...

Hola!!
Juancar: jejejeje pues a mí me da más miedo alguien que no sabe nada sobre el miedo. Al menos con éste me siento comprendida.
Otro beso para ti. Fue un buen finde, cargadito de trabajo gratificante. Espero que el tuyo también.

pau: el marino que no sale del puerto para no naufragar un día de tormenta hace una alección sabia. El marino que no sale de puerto ningún día por si acaso hay una tormenta o cualquier otra cosa y naufraga acabará dejando de ser marino.
El miedo es una emoción más como la rabia, la pena, la alegría, la felicidad ¿evitarías las situaciones que te hagan feliz para no sentir? ¿o es lo desagradable de las sensaciones de miedo lo que te lleva a no querer sentirlo?

joseluinik: el miedo es una emoción, las emociones son, a día de hoy, lo que nos diferencia de los robots y nos hace humanos. Un robot sólo piensa, no siente. Cuanto más capaces somos de dejarnos en el sentir más humanos nos volvemos. Aunque no todas las emociones sean agradables, todas son parte de la vida. Las emociones son como la respiración, están vivas y fluyen. Si uno toma conciencia de ellas y se deja sentirlas, al momento se da cuenta de que se pasan (la pena se pasa cuando se llora, la rabia se pasa cuando uno la expresa, el miedo se pasa cuando se le siente). Cuando se niegan, se reprimen... se quedan dentro y se transforman en tensiones, enfermedades y en potenciales generadoras de muchos trastornos psicológicos.
Huir alivia en el momento pero, como bien dices, quien no afronta un problema tarde o temprano vuelve a encontrárselo aunque sea en forma y apariencia distinta. El valiente no es quien se arroja a las situaciones que le asustan de forma impulsiva y sin darse cuenta. El valiente es aquel que consciente de su miedo lo atraviesa y va hacia donde quiere.
aunque atravesarlo suponga pasar un rato desagradable -al menos cuando se da el paso-.

lola: jejeje qué razón tienes. Fíjate que nos complicamos los humanos: reaccionamos poniendo una emoción para tapar otra. Siento rabia por sentir miedo. Qué difícil es aceptar lo que hay en el momento y dejarlo ser, escuchar su mensaje y su sentido y seguir viviendo sin atascarse.

Jejeje sí, sé que de esto sabes un muchito ;)

Otro beso para ti guapa.

parce: ok

Ricardo: si hicieramos una recopilación de miedos, jejejejeje daría para mucho mas que un blog. Aunque para mí sería más interesante hacer una recopilación de experiencias en las que personas atravesaron sus miedos y se liberaron de ellos.
Bueno, la pregunta se puede generalizar y quizá tenga más fácil respuesta: ¿para qué sirve esconder lo que se siente?
Otro abrazo para ti.



Muchas gracias a tod@s, sigamos atravesando miedos y disfrutando de la liberación, la satisfacción y la energía que eso produce.