jueves, 8 de mayo de 2008

2

Yo lo deseo pero...

2 comentarios:

RAMPAEL dijo...

Menudo problemón. El miedo, el complejo. El miedo a ser rechazado/a por el/a otro/a.Los seres humanos nos creamos una serie de "estacas mentales" que nos impiden realizarnos como personas.
Es como la anécdota del elefante que tiene su pierna atada a una estaca desde pequeñito, y, siendo mayor, asume que no puede ser de otra manera, por eso ni siquiera intenta tirar de la estaca ( con lo fácil que sería)
Lo cierto es que en mi caso particular, ( no en ese contexto del sexo), pero he tenido mis miedos ( todavía los sigo teniendo, pero los voy superando)
He tenido que esperar a llegar a los 40 años recién cumplidos para darme cuenta de determinadas cosas
Entiendo que sea difícil para la mujer de hoy vivir en una sociedad tan competitiva, donde tienes que estar linda, bella, y guapa las 24 horas del día y donde tu cuerpo sufre todo tipo de maltratos y tienes que cuidarlo constantemente.. Es la tiranía que imponen los cánones de belleza.
Muchas veces, por estas circunstancias, muchas mujeres se siente realmente acomplejadas por eso, y eso hace que sus miedos crezcan, ( por ser rechazada, por ejemplo)
Todo un tema muy complejo , desde luego el que nos has querido proponer hoy en tu blog
Un saludo y que pases un buen día
Rampael

Merce dijo...

Hola Rampael!!
El miedo es una emoción adaptativa ante lo amenazante, ante lo desconocido. Una emoción que nos lleva a tomar precaución, a andar más despacio. El miedo basta con que nos dejemos sentirlo. No negarlo, no taparlo o disfrazarlo, basta con atravesarlo.

Ya no es sólo la mujer la que teme ser rechazada por su físico, también el hombre. Para muchos, en la relación sexual sigue primando la apariencia física que, si bien es importante en los primeros momentos, deja de ser relevante cuando entran en juego otras cosas.

Estoy de acuerdo con el psiquiatra en que, muchas veces, quedarnos en este primer obstáculo que puede ser el miedo al rechazo por lo físico, nos evita tener que tomar conciencia de otros miedos. Por ejemplo; miedo a la intimidad, a la entrega, a enfrentar nuestros propios prejuicios y mitos... Estos miedos también son naturales y, por tanto, basta con sentirlos.

Sí, el tema es complejo y para muchas personas sumamente traumatizante y anulante.

Yo empezaría cambiando el título:
"Yo lo deseo y... tengo miedo."

Un abrazo
Gracias