jueves, 1 de julio de 2010

7

Cada árbol tiene su función

   Había una vez, en un lugar y un tiempo que podría ser aquí y hoy mismo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Todo era alegría en el jardín, pero uno de sus habitantes no participaba en la dicha general: era un árbol que se sentía profundamente triste. El pobre árbol tenía un problema: no sabía quién era.

El manzano le decía:

- Lo que te falta es concentración, si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas, es muy fácil.

El rosal le decía:

- No escuches al manzano. Mira, es más sencillo tener rosas, y además, son más bonitas y olorosas que las manzanas.

El pobre árbol desesperado, intentaba concentrarse y ser todo lo que le sugerían, pero no lograba ser como los demás le decían que debía ser y por ello se sentía cada vez más frustrado y desgraciado.

Un día llegó hasta el jardín un búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó:

- No te preocupes, tu problema no es tan grave. Es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. No dediques tu vida, tu esfuerzo ni tu energía a ser como los demás quieren que seas. Sé tú mismo, conócete, y aprende a escuchar tu voz interior.

Y dicho esto, el búho desapareció. “¿Mi voz interior? ¿Ser yo mismo? ¿Conocerme?” – pensaba el árbol angustiado.



Pero el comentario del búho anidó en su corazón. Y el árbol empezó a dejar de prestar oídos a los comentarios de las otras plantas. Aprendió a estar en silencio, tranquilo, gozando de los rayos de sol y de las refrescantes gotas de lluvia. Aprendió a disfrutar del canto de los pájaros que anidaban en sus ramas, a dejarse acariciar por el viento que silbaba entre sus hojas. Y, cuando menos lo esperaba y buscaba, un día comprendió. Su corazón se abrió y su voz interior le habló:

- Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano; ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Tú eres un roble, y tu destino es crecer grande y majestuoso; dar alberque a las aves; sombra a los viajeros; belleza al paisaje. Tienes una misión, cúmplela.


Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado. Así, pronto fue admirado y respetado por todos, pero lo más importante es que aprendió a respetarse y a valorarse a sí mismo.

(Cuento popular)

7 comentarios:

Carmela Rey dijo...

Deberíamos escuchar más al buho y hacer caso omiso a mucha palabrería que lo único que hacen es confundirnos. Precioso cuento
Un Beso

Vagamundo dijo...

Lo que pasa es que tan sabios consejos que le abren a uno la mente y el corazón, son tan raros como ver a un búho de día...

Ricardo Baticón dijo...

Hola Merce!

con lo que me gusta la naturaleza y especialmente el monte, el verde... me ha encantado este cuento sobre árboles.

Gracias!!

Merce dijo...

Hola a tod@s!!!
Hay muchos más búhos, con distintas apariencias, de los que sospechamos. Lo que sucede es que los consejos y sugerencias que nos invitan a ser nosotros mismos, aunque diferentes, pueden no parecernos buenos pues quizá impliquen el rechazo de las personas que quieren que seamos como ellos. Por tanto, los desoímos.
Conocerse y afirmarse es primero, una cuestión de exploración y después, un acto de valentía. Eso sí, es el mayor logro que podemos obtener.

Merce dijo...

Gracias a los tres. Besos

Viagra dijo...

La historia suena interesante, pero también es parte de que uno debe pensar que cada animal u planta tiene un función pero también se podría pensar que cada uno tiene su función en la naturaleza, o pensar de que usted tiene su función no como un todo sino desde algo más macro a algo más micro. Como algo más independiente que al final su labor se hace a la suma de otras cosas.

how viagra works dijo...

Hello, i think that this post is very good, i would like to read more about it