viernes, 18 de julio de 2008

10

Toi et Moi... à toujours!

Para tod@s aquell@s a quienes consideré grandes amig@s y que por una razón u otra ya no estais en mi vida. Os pido disculpas si me equivoqué; disculpas por si, en mi ignorancia, no fui consciente de haceros daño y/o por si os hice responsables en algún momento de mi dificultad de cuidar de mí misma.

Gracias por los buenos momentos y por lo que me habeis ayudado a aprender y a crecer.

10 comentarios:

RAMPAEL dijo...

Hola, Merce, debido a nuestra extraña naturaleza ( somos tan contradictorios) a veces, se nos hace difícil conservar una amistad, porque simplemente por decir una palabra que puede tener un sentido diferente al que quieres darle por parte del otro interlocutor, se puede tirar todo por la borda.
A mí también me pasa eso, me ha pasado y probablemente me seguirá pasando. Y todo, simplemente porque quizá soy demasiado directo y conciso a la hora de decir las cosas y mi estilo se puede confundir, o dar lugar a malentendidos, cosa de la que huyo como alma que lleva el diablo
Un beso enorme.
rampy

Merce dijo...

Hola Rampy:
Las relaciones personales son tan complicadas -y más si son afectivas como las amistades, familiares- y cada uno teemmos tal cmplejidad que es todo un arte el relacionarse sanamente.

Muchas veces es la pérdida de personas que queremos, lo que nos hace plantearnos qué hemos hecho para obtener tales consecuencias.

A veces se puede llegar al diálogo y la comprensión mutua y dar un paso adelante en el crecimiento de la amistad -en este caso- y de la maduración de cada uno.

Otras, por la razón que sea, no hay espacio ni posibilidad de diálogo, por lo cual nos toca asumir la pérdida y, como siempre, aprender de la experiencia.

Un beso y gracias

pau llanes dijo...

Eso está muy bien... ser humilde... pedir perdón... crecerás, creces, te haces grande por momentos... Te lo digo yo que de eso sé un poco... Tanto que te veo de lejos, al otro lado del mar...

Merce dijo...

Gracias Pau

CalidaSirena dijo...

Que bello es saber perdir perdón, dignifica a quien lo hace..
Mi preciosa Merce, yo soy ahora la que te pide disculpas por no tenerte enlazada, pero eso ahora mismo me encanrgaré de solucinarlo..
Te agrego..Gracias a tí por ya haberlo hecho..
Nos leemos
Besos cálidos

Angelus dijo...

A lo largo de nuestra vida dejamos amigos en el camino y no por ello debemos juzgarnos a nosotros mismos si hemos cometido algún error, la vida es dura y el tiempo no perdona nuestros nuevos caminos y así sin querer nos vamos apartando, sin embargo siempre es dichoso volver a buscar esa amistad perdida, aunque sea una llamada de corazón.

estupendo post, felicidades!!!

Merce dijo...

Hola CalidaSirena:
Muchas gracias, por tu visita, por tu comentario y por tu enlace.
Sabes uno de mis errores a lo largo de mi vida es no haberme atrevido siempre a decir lo que sentía o haberlo hecho a personas que no fueron capaces de, simplemente, escucharlo.

El prendizaje mereció la pena.

Un beso

Merce dijo...

Hola Angelus:
Bienvenido!!
Sinceramente no me juzgo, asumo que, como humana me es imposible controlar las consecuencias de todos mis actos. Quizá cosas que hice de deteminada forma podría haberlas hecho de otra que hubiera tenido consecuencias, al menos a corto plazo, más beneficiosas. Claro está también que lo hice como supe y pude.

De acuerdo contigo en que el camino es un fluir contnuo de relaciones más o menos largas. Además añado que la limpieza de esos pequeños lastres que son los sentimientos de clpa, rencor, rabia, etc... nos permiten continuar más livianos y abrirnos a lo nuevo que se nos presente.

Besos y gracias

Mr Blogger dijo...

La vida es una sucesión de hechos, personas y acciones. Van sucediéndose unos a otros, unos se van, otros se quedan... pero siempre quedará el recuerdo. Podemos quedarnos con las cosas malas o quedarnos con los buenos recuerdos y haber aprendido de nuestros errores. Si, las cosas pasan y ya no volverán, los amigos se pierden hasta que los vuelves a reencontrar, pero la vida sigue, y las cosas nunca dejan de pasar. Así es la vida.

Merce dijo...

Mr blogger: al perdonar y perdonarnos, nos libramos del lastre dolroso del pasado y dejamos espacio a lo bueno. El perdón cura heridas, el autoperdón ayuda a la autoaceptación.
Besos