domingo, 19 de julio de 2009

10

¿Para quién el perdón?

“Cuando crezcas descubrirás que ya defendiste mentiras, te engañaste a ti mismo o sufriste por tonterías. Si eres un buen guerrero, no te disculparás por ello, pero tampoco dejarás que tus errores se repitan.” Paulo Coelho.
.
.
El perdón es una expresión de amor que libera de ataduras que amargan el alma y enferman el cuerpo.

Muchos de nuestros intentos de perdón fracasan porque confundimos lo que es perdonar y nos resistimos ante la posibilidad de empequeñecer los eventos ocurridos u olvidados.
.
El perdón no es olvido de lo que ocurrió. Ni siquiera excusar o justificar un determinado evento o mal comportamiento. No es aguantar lo ocurrido con resignación, ni negar el dolor, ni minimizar los eventos ocurridos. .
No significa que estés de acuerdo con lo que pasó ni que lo apruebes y des la razón a quien te hizo daño. Sólo significa dejar de lado todos aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enfado.
.
Creemos que el perdón debe conducirnos inexorablemente a la reconciliación con el agresor, hacernos amigos de él y por tanto lo rechazamos.
.
El perdón es únicamente para ti para nadie más. No hay que esperar que la persona que nos agredió cambie su conducta.
Perdonar es aceptar lo que pasó. La falta de perdón te ata a las personas desde el resentimiento, te tiene encadenado.
.
El perdón se debe realizar sin expectativas. Si esperamos a que el agresor acepte su error estamos gastando energía a la espera de una disculpa que no sabemos si llegará o no. Seguimos anclados en el ayer, esperando que nos paguen por nuestro dolor. No estaremos ante el perdón, sino dando el control al ego que que quiere castigar o cobrar al agresor.
.
No hay nada ni nadie que pueda resarcir el dolor ocurrido en el pasado. El pasado no tiene modo de ser cambiado. Ningún tipo de venganza o resolución podrá subsanar los momentos de tristeza o desilusión que vivimos. Al esperar una disculpa, que se acepte el error, nada de eso cambiará los hechos, sólo estamos queriendo alimentar nuestro ego, nuestra sed de justicia mal enfocada.
La falta de perdón es el veneno más destructivo para el espíritu ya que neutraliza los recursos emocionales que tenemos .
El perdón es una declaración que es necesario hacer a diario. Muchas veces la persona más importante a la que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron como esperabas.
.
Si perdonamos desde el corazón decidimos mirar los hechos tal y como fueron y luego dejarlos ir, dejarlos en el pasado, aceptamos que somos aprendices; que la lección ya se encuentra aprendida y que hemos logrado vencer las circunstancias negativas que os tocaron vivir.

.

“Allá donde radican nuestras debilidades van a extraviarse nuestras exaltaciones” Nietzsche

Gracias Ana

(Mensaje original de Carlos Rangel)

10 comentarios:

Juancar dijo...

Perdón....bueno lo siento ;), jeje, GENIAL post como siempre Merce.

Un besote

pau dijo...

Perdonar es aceptar una disculpa o un pago para resarcir el perjuicio causado. Yo lo veo así. Lo contrario puede traducirse en rendición cuando no lo es.
Si el que perjudica no siente culpabilidad, nunca podrá pedir perdón; si lo perdonas asumes el mal como tuyo, te responsabilizas de él.

Si eres un buen guerrero...
Pues creo que aceptar los errores es parte de serlo, aparte de reconocer que, aunque crezcamos, puede que sigamos defendiendo mentiras.

Un abrazo.

Lola dijo...

Perdonar es el camino para limpiar el alma de rencor y resentimiento.

Gracias por hacernos sentir y pensar Merce,

un beso.

Mr Blogger dijo...

Pero para perdonar hay que estar preparado también. No se puede perdonar si no crees en que puedas perdonar o en que te servirá de algo o en que mañana te arrepientas de haber siquiera pensado en eso.

thoti dijo...

.. me parece muy edificante tu entrada de blog y rel y necesario.. me gustó "que el perdón es únicamente para ti" yo diría mejor que en primer lugar es así.. luego lo necesita el otro.. porque creo que todos necesitamos sentirnos perdonados por las personas a las que hacemos o hicimos daño..
.. un placer y un beso para ti..

parce dijo...

Qué buena la cita del principio

Merce dijo...

Hola!!!
Juancar: Gracias. Besicos.

pau: Si enfocamos más el perdonar para uno mismo y hacia uno mismo, el perdonar es liberador.
No es la culpa la que modificrá las acciones de la persona que perjudica, sino asumir la responsabilidad ante las consecuencias de sus actos.
Muchas gracias. Un abrazo

Lola: E ir limpiando el alma es el camino para encontrar la verdadera libertad en esta vida. Gracias a ti por tus palabras y compañía.
Un beso.

Merce dijo...

Mr. Blogger: Cierto. Perdonar genuinamente requiere todo un proceso de toma de conciencia, liberación emocional y aceptación. Sin eso el perdón no es más que algo superfluo y nos aislará de nosotros mismos.
Besos y gracias.

thoti: Bienvenido!! Cierto en relación a la necesidad de sentirnos perdonados. Y cierto también que no es buena cosa lo de pasarse la vida esperando perdones, sino más bien respetar lo que los demás decidan y preocuparse en actuar de forma que uno no vuelva a necesitar ser perdonado por lo mismo.
Muchas gracias, otro beso

parce: Sí, la cita de Coelho es buena y además de lo más certera.
Muchas gracias. Besos

Ricardo Baticón dijo...

Hola Merce

Qué genial tu artículo sobre el perdón, tan interesante como siempre. Ahora bien, ahora soy yo ahora quien te digo…que ya puedes PERDONARME que no visite mucho tu blog últimamente pero el motivo es que ando unos días de vacaciones… y me conecto menos… Y cuando dedico algo de tiempo al ordenador es para publicar algún post nuevo en los blogs. Pero cuando me conecta y tenga tiempo, … haré lo posible para ver tus posts veraniegas, ok?...

Me ha encantado el de Antonio Machado y ahora voy a leer el de Lois Amstrong. Saludos!

Merce dijo...

Gracias Ricardo.
No hay nada que perdonar. Entre los ajetreos de la vida, más que reprochar las ausencias, se agradecen las visitas enormemente.
Siento yo también no poder estar más ciberactiva.
Besos