viernes, 7 de marzo de 2008

1

Una mirada dice más que mil palabras

Les paso un artículo introductorio sobre el lenguaje no verbal. “Recuerdo las palabras que de pequeño decía mi madre: "Una mirada, dice más que muchas palabras". Es algo así como que una imagen vale más que mil palabras. Y hay pocas personas que se fijan en este lenguaje mudo, pero que dice tanto. En muchas ocasiones, aunque las palabras quieren decir una cosa, el gesto y el cuerpo transmiten otra muy distinta. Los gestos, salvo profesionales entrenados, no suelen mentir. No se suelen disimular ni fingir, suelen ser sinceros. En la parte más social de las personas, en su convivencia, en las relaciones con otras personas el cuerpo habla a cada momento. Una mirada, un cruce de piernas, un gesto con la mano, un ceño fruncido ... suele dar un significado u otro a lo que se está diciendo en ese momento. En ocasiones se remarca, en otras se contradice. El lenguaje verbal y el corporal no siempre coinciden. Hay personas que interpretan el lenguaje corporal de una forma intuitiva. Esa persona que al conocerla cae bien o mal, sin que sepa el porqué. Generalmente, suele deberse a una lectura no consciente del lenguaje corporal. Aunque sus palabras le digan una cosa su cuerpo le está diciendo otra que es la que verdaderamente interpreta y percibe. En la vida diaria de cualquier persona, bien sea en el ámbito laboral o social, saber interpretar este lenguaje corporal puede ayudarle a mejorar y triunfar. Si está haciendo una exposición de un proyecto y ve que la gente cruza los brazos, se escurre en su asiento, baja la cabeza o cualquier otro signo que denota aburrimiento o falta de interés, puede ser el momento de hacer una pausa, de contar una anécdota graciosa o de hacerle participar en la exposición mediante una sutil pregunta. Ahora bien, los gestos, dependiendo de las situaciones pueden tener diversos significados. Hay que tratar de analizar el conjunto y no gestos o tics aislados que pueden no significar nada. Hay que valorar el conjunto. Las distancias que se mantienen en una conversación, la forma de sentarse una persona, la forma de colocar sus piernas (separadas, cruzadas ...), la forma de colocar los brazos (caídos, cruzados ...), la manos (metidas en los bolsillos, entrelazadas, con un objeto en la manos ...). Cualquier parte del cuerpo puede hablar por si misma, siempre teniendo en cuenta las circunstancias y el entorno. No en todos los momentos un mismo gesto puede tener un significado idéntico. Aunque el hombre lleva más de un millón de años utilizando este tipo de comunicación, ésta no se ha empezado a estudiar nada más que hace sólo unas décadas. El investigador Albert Mehrabian descompuso en porcentajes el impacto de un mensaje: 7% es verbal, 38% vocal (tono, matices y otras características) y un 55% señales y gestos. El componente verbal se utiliza para comunicar información y el no verbal para comunicar estados y actitudes personales. Este investigador, Albert Mehrabian, afirma que en una conversación cara a cara el componente verbal es un 35% y más del 65% es comunicación no verbal . Muchos gestos utilizados son comunes en la mayoría de los países, aunque otros pueden significar cosas distintas dependiendo de donde estemos. Los gestos básicos suelen ser los que más universalizados están: mover la cabeza para afirmar o negar algo, fruncir el ceño en señal de enfado, encogerse de hombros que indica que no entendemos o comprendemos algo, etc. Otras veces, hay gestos que vienen heredados del reino animal, como puede ser enseñar los dientes en señal de enfado (agresividad). Aunque sepa que puede significar un determinado gesto, no caiga en el error de interpretarlo de forma aislada; es fácil que pudiera equivocarse. Los gestos se pueden fingir, pero no todo el cuerpo actúa de la misma manera. Las cejas, la risa, la pupila de los ojos y otros pequeños detalles seguramente nos delaten. Por regla general, cuando estamos mintiendo o forzando una situación, el cuerpo nos delata. Por eso las situaciones personales, se resuelven mejor cara a cara, que por teléfono y otro medio donde se puede esconder el cuerpo y perder una importante parte del mensaje ( la parte no verbal)” . Y para el ejemplo práctico vean este divertido vídeo. Para más información vayan a http://www.cepvi.com/articulos/gestos1

1 comentario:

RAMPAEL dijo...

Muy interesante la aportación de tu artículo y muy instructivo el video, aunque la verdad es que la chica que hace el análisis del lenguaje no verbal lo único que dices son "perogrulladas", tal y como saca en la parodia, luego el presentador de dicho programa
Hay un libro escrito por Flora Davis llamado la comunicación no verbal, muy interesante.
Un saludo.